“Recuerden que un blog es como una amorfa masa biomecanoide llena de cilicios y falanges qué alegremente se alimenta de vuestros comentarios!”

COMENTARIOS CON VERIFICACIÓN DE PALABRAS

Lo lamento por que detesto este procedimiento, pero tuve que poner un verificador de palabras en mis comentarios para reducir la cantidad de spam (comentarios mierda de gente semejante).

Pero si te interesa lo que leíste, seguro que tolerarás la medida...

2010-10-13

La Escapada de Narutolandia, Acto 1

Me había levantado temprano ese día… Tenía planes y no quería que se me retrasara todo. ¡Yo sé cuanto me retraso por hacer todo a las corridas! Tempranito salí de mi casa y fui a comprar el pan. ¡Que extraña estaba la calle! Vacía y gris… Bueno, no estaba gris, pero había algo en el ambiente que permitía esta libertad poética de mi parte. La señora que me vendió el pan me conocía desde que era chiquito y me saludó con su habitual sonrisa y simpatía. Sin embargo, ella y las personas que estaban en el despacho me parecían ajenas a la vida, como si yo estuviese dentro de una película… ¡Como si fuese todo un sueño! Que extraño, por que era todo muy, muy real…… —¡Si, lo era!— Me había vestido con mi pantalón y campera de gin, todo muy práctico, y mi remera no tenía ningún diseño. Y mientras volvía a casa con la bolsa del pan pensaba que debía escapar de ese lugar, que si bien era el lugar en donde estaba siempre, en ese momento no era el de siempre, era un espacio-tiempo absorbedor de conciencias… —Es decir, que si no me ponía las pilas podría pasar el día desapercibido como un relámpago y yo sin hacer nada.— ¡Pero por suerte ya sabía que tenía cosas que hacer que me alejarían de la gris monotonía!
Como decía, tenía planes! Había organizado junto a dos amigos una salida, íbamos a ir a explorar un nuevo lugar que me habían dicho que era “fuera de este mundo”! Al instante supe que debía compartir con ellos esa de seguro fantástica experiencia.
Para llegar temprano tuve que tomar un buen desayuno que me valga también como almuerzo, y salir prontamente! Y salí a las apuradas. No importa cuanto me enliste, siempre termino saliendo a las apuradas! Recorrí las calles de mi barrio, que en ese momento no parecía mi verdadero barrio, mas bien una copia de él. Y llagué al camino Seguro en el que el transporte adecuado pararía. Y esperé un rato. Pero no fue mucha la espera, en seguida llegó un colectivo que tomé con diligencia junto a otros que aguardaban antes y luego que yo. —¡Siempre me deja pensando cuando subo al colectivo, que soy el único que saluda al colectivero antes de indicarle mi destino! Todos se limitan a “ordenarle” la tarifa del boleto. Y yo pienso, si saludo al taxista al subir al taxi… ¿Por que no saludar al colectivero al subir al colectivo?… ¡Pero eso no tiene importancia ahora!—
Estuve un rato en el transporte pensando en como sería el lugar a donde me dirigía, que me esperaba a mi y a mis amigos… Pero pensaba con moderación! El solo hecho de ir a un lugar diferente era un buen augurio.
Observaba a la gente del colectivo. Pensaba… ¿A dónde irá cada uno? ¡Como se mezcla el caos y el orden en la ciudad! Parece la gente una maza alocada, y en cierta forma lo es, pero cada uno tiene un destino y una motivación. Cada uno está interpretando una historia, y todas ellas se cruzan algunas veces, y se juntan, y hasta se comparten, pero siempre siguen siendo historias diferentes. Y yo protagonizo una de ellas… ¡Me asombra como cada cual puede abstraerse de que está rodeado de otras personas! Abstraerse de que cada uno tiene su historia y su destino. Hacer de cuenta que las otras personas son parte del paisaje en lugar de conciencias que como uno buscan un lugar a donde ir, o a donde volver… ¡Entonces lo pude ver! Una multitud haciendo cola. Me di cuenta que había llegado a mi destino! Mi historia y la de todas las personas dentro del colectivo, ellas estuvieron juntas por un lapso de tiempo, pero se separarían! Me bajé mas adelante y me dispuse al lugar tan esperado.
Caminé, aunque relativamente poco. Ya podía notar que algo iba a pasar… Personas ajenas a la realidad de la que estoy acostumbrado ya se podían encontrar! Ellas caminaban normalmente, pero era evidente que no eran de donde es la mayoría de la gente que uno suele ver. Sus ropas, sus actitudes, objetos que portaban… Eso era tan solo un pequeño anticipo de lo que aguardaba! ¿En donde? El lugar al que llegué era singular. Una alta edificación que parecía un templo o un monumento, se levantaba entre todos los edificios con un cartel que indicaba a todos que allí se encontraban en “el fin”! ¿El fin de que? Supongo que el fin de la realidad, el fin de la mediocridad, un lugar en donde terminaba nuestro mundo y comenzaba otro… ¡Todo lo que yo buscaba! Y en el centro del edificio, una enorme puerta negra de metal. Impenetrable, imponente! Y seres oscuros custodiando el acceso, seres sin aparente voluntad, con ojos vacíos, esclavos de alguna entidad habitante del insondeable lugar detrás del portón. Y junto a la puerta, una multitud aguardaba el momento en que el acceso vedado al mundo a donde parecían pertenecer se abra y los cobije… Me enlisté sin dudar en las filas de tan singulares presencias!
Pero luego de un rato de esperar, me preocupé de no encontrarme con mis compañeros de aventuras que había citado en tal lugar. ¡Como si no fuesen a encontrarme a mi, que parecía un estandarte de normalidad entre un río de extrañezas! Sin embargo, no pude contener mis deseos de abandonar las filas e ir en busca de mis amigos… Aunque, justamente el hecho de ser como un estandarte de normalidad en un río de extrañezas fue lo que me inspiraba a alejarme por el momento… Yo me sentía muy diferente a esas criaturas, que aunque similares a mi, también eran impactantemente diferentes.
Me alejé del lugar y me acerqué hasta una junta de rutas importantes por las que inevitablemente pasarían mis compañeros. Sabía de donde podrían venir y prefería esperar allí antes que en otro lado… Eso no impidió que viera cosas extrañas, figuras que parecían humanas pero que desentonaban con su entorno, que causaban la atención de los transeúntes. Recuerdo, por ejemplo, a un muchacho con un vestido negro, siendo mirado por unas señoras mayores que parecían venir de hacer compras. Lo miraban como si eso fuese algo totalmente nuevo para ellas… ¡Y seguramente lo era! Y así, esperé un rato. Y de pronto, entre la multitud lejana, las personas parecían abrirse en cámara lenta ante una presencia que se abría paso. Una sutil nebulosa engendrada por el calor hacía la visión un poquitito borrosa y movediza, y entre las siluetas ordinarias por desconocidas, aparecieron ellos!
Su apariencia de inmediato sería confundida como la de personas normales, pero quien los viese con detenimiento podría advertir que hay diferencias con el promedio de la gente, estas personas muestran bien que no hacen ni acostumbran lo que hace y acostumbra la masa alocada… Se ve al verlos con detenimiento que son personas que se mantienen fieles a si mismos y que son difíciles de encuadrar dentro de algún arquetipo conocido. Pero claro, para todo aquél que no mira con detenimiento, para todo aquel que mira su entorno superficialmente y que confunde a las personas con accidentes geográficos, estos dos personajes no pasarían de ser ni mas ni menos que personas normales!
Recuerdo el encuentro de ese día, típico de esas personas que se encuentran luego de que haya pasado cierto tiempo, pero que se conocen desde mucho antes. Creo que nuestros espíritus se estaban saludando y regocijando mucho antes de que nuestras palabras nos comunicasen! ¿Sus nombres? Ella era Lucía y él Juan… —¡No pregunten por que, eso no importa!— Y eran pareja, eso se podía percibir por que cuando estaban juntos eran como una sola persona con dos caras. Pero claro, puede que esas personas superficiales de las que he escrito, no perciban esas cosas.
—¡Buenos días Benjamín!— Me dijeron, ya que ese era mi nombre…
B—¡Buenos días amigos míos y compañeros de aventuras! ¡Que bueno que estén llegando, ya tenía miedo de estar solo junto a estas manifestaciones extrañas…!
J—¿A quien no le daría miedo? ¡Habría que estar loco para no tener miedo, jajaja!
L—¡Para que nosotros seamos los que parecemos mas “normales” tiene que haber verdaderos anormales!
B—Bueno, vamos yendo para la fila, esta doble la esquina.
J—Si, era predecible.
Entonces nos dirigimos a la espera de entrar al lugar conocido como el final, y nos fuimos a incorporar en las filas junto a los especimenes mas singulares!
...

2 comentarios:

  1. Joaco, por ninguna razon o sinrazon dejes sin final esta historia. La redaccion y el estilo son barbaros, y la trama es hasta ahora oro puro, espero con ansias el proximo capitulo. Sabe que me declaro seguidor incondicional de esta historia, poniendo como condicion que la termines jaja,asi tardes años (por que las buenas cosas, como las personas,aparecen a su tiempo). En fin, me encanto, pero no quiero opinar mas hasta que la obra avance un poco mas y veamos que hay detras de esa impenetrable puerta negra.
    Lo que si, ame las reflexiones, primero la del colectivo, ¡Yo tambien la tuve alguna vez! (de hecho tengo un texto que se llama "texto del bondi" en el que reflexiono sobre los asientos, la "moral de colectivo" y otras cosas :P) y ni hablar de tu incursion a comprar el pan y esa sensacion de irrealidad descolorida... en fin, quedo a la espera de lo que sigue. Se suele felicitar a uno al final, pero yo apuesto mis fichas y te felicito desde ya!
    salu2

    ResponderEliminar
  2. Joaquincito!! Jeje como andas?
    Mira, si, si tenés un caos en tu interacción mente-universo no lo mires aún porque el manga tiene una historia bastante cargadita ^^
    Jeje sobre lo de la historia esa de que se chocan y así se conocen (oh casualidad!) si, está re quemado, pero sólo tiene unos pasajecitos muy cortos de obviedad ^^ jeje luego, como vos dijiste de Evangelion, muestran que no la quisieron hacer fácil; tanto Yomi como Kagura (las dos chicas principales) tienen una historia bastante jodida, tanto en su pasado como luego en lo que les pasa en la historia; Ahora el chico principal, Kensuke no, es el típico boludito lechoso que aparece en todas las series, con al excepción de que con el tiempo se va volviendo mas fuerte y ya no piensa sólo en Kagura (de la manera que lo quieras imaginar XDDDD)
    Sobre el personaje blanco de acá (Ga-rei) y el de la historia sin fin (Falcor) jeje muy buena observación, peor con la diferencia de que Falcor era mansito por naturaleza y éste si te fijás bien, está encadenado porque es un demonio encadenado al cuerpo de un humano porque sino se rebela XDDD (fijate en el wallpaper, agrandalo y ahí lo vas a ver bien detallado) para que entiendas mejor lo de estar “encadenado al cuerpo” era como cuando eduard de full metal sacaba una espada de la nada, de esta manera el Ga-rei está dentro del cuerpo de Kagura (fijate en las imágenes, la tercera) y cuando ella lo invoca sale a través de su espalda y ella lo sostiene con la cadena jeje si, bien a lo perrito XDD pero luego resulta que no era sólo una bestia salvaje, sino que era un perro muy fiel XDDD, pero eso se ve mas adelante ^^.
    Waaaaa me quedé en la mitad de tu post ^^ luego quiero saber como sigue la historia ^^ quie es ese lugar fuera de este mundoooo????? Aaaaaaaaaaahhhhhhh quiero saberrrrr ^^
    Okis, espero la segunda parte ^^ besotes enormes joaco!! (o mejor te digo benjamín? XDD)
    Que sigas bien!!!

    ResponderEliminar