“Recuerden que un blog es como una amorfa masa biomecanoide llena de cilicios y falanges qué alegremente se alimenta de vuestros comentarios!”

COMENTARIOS CON VERIFICACIÓN DE PALABRAS

Lo lamento por que detesto este procedimiento, pero tuve que poner un verificador de palabras en mis comentarios para reducir la cantidad de spam (comentarios mierda de gente semejante).

Pero si te interesa lo que leíste, seguro que tolerarás la medida...

2010-11-06

La Escapada de Narutolandia, Acto 5

Empezamos a recorrer los niveles superiores y como nos parecía, encontramos mas y mas comercios. Estos niveles eran mas oscuros y laberínticos, estaban llenos de callejones y puentes, y escaleras, y arcadas, y caminos hacia lugares misteriosos. Había muchos balcones por los que podíamos ver la avenida principal y en ella la multitud de “personajes” entre los cuales nos habíamos hecho paso. En algún momento mis acompañantes, Lucía y Juan, se acercaron a la baranda de uno de los balcones para contemplar la multitud, yo también lo hice. Parecía una procesión mística y grotesca, algo indescriptible. Desde la altura en la que estábamos podíamos avistar la plaza principal en donde la multitud era aun mayor y había un enorme escenario en donde los tambores sonaban y sonaban, cada vez con nuevos ritmos, pero todos japoneses. Se movían columnas de luces de un lado a otro y generaban corrientes de personas que iban y venían de la plaza, eran como torrentes sanguíneos.

Mientras que mis amigos ya despreciaban el paisaje y se concentraban mutuamente en… Mutuamente… Yo inspeccionaba en busca de nuevas manifestaciones, por curiosidad y por que soy un crítico social empedernido. Había un sujeto que parecía ser un duende vestido de verde con una espada en la espalda. Había otro sujeto con una armadura azul futurista. Había lo que parecía ser un mercenario comando. Vi también algo que en un principio no me llamó demasiado la atención. Se trataba de un grupito de nekos muy jóvenes, creo que eran seis o siete, y eran acompañadas por un guardián de esos que desentonaban demasiado. Igual, de todos modos, estos guardianes no eran muy tenidos en cuenta y eran socialmente mas cercanos a plantas con piernas. Una de esas nekos era una joven de rasgos pálidos y una melena negra cortita, tenía obviamente su par de orejas de gato, vestía de negro y algo me llamó la atención sobre ella de entre las demás, tenía una remera que en su frente mostraba la imagen del Invasor Zim… El Invasor Zim era una leyenda de culto relativamente poco conocida pero de fuerte influencia en sus seguidores. Sus misterios trataban sobre una raza insectoide-humanoide extraterrestre que quería conquistar el mundo. Yo no solía encontrarme con nadie iniciado en dichos misterios y me atraían, así que esa neko atrajo mi atención de inmediato. No parecía demasiado sobresaliente en la gran multitud, solo para mi, y de alguna forma presentí que ella ya había notado mi contemplación. Se dice que los avanzados en los Misterios de Zim adquieren formas de empatía y telepatía. Sentí que mi concentración era entonces demasiado notoria y me sentí iluminado por un fuerte reflector en medio de la oscuridad, quería escapar de ello. Empecé a concentrarme en otras cosas y a mirar para otros lados, al cabo de unos minutos me sentía de nuevo en ese balcón con mis amigos y no supe de esa chica-gato a la que denominaré simbólicamente “Zima”.

J—Te nos fuiste!

L—¿Qué estabas mirando?

B—No importa… Creo que los tambores me están afectando, eso y el calor y la densidad del aire.

L—Vamos a recorrer este nivel a ver que encontramos!

B—Me parece buena idea.

J—¿Ya pensaste que te vas a comprar? Mirá que si venis acá tenés que comprar algo, sino no te dejan salir, jajaja!— Pensé que era un chiste, pero luego comprendí que no lo era…

L—Es todo muy comercial, pero si no te dejás influenciar por todas las cosas bonitas que venden podés pasar un buen rato.

B—A veces es difícil, he visto algunas cosas muy bonitas!

Nos pusimos en marcha pro los corredores rebuscados del nivel superior…

En primera instancia encontramos mas de lo mismo, imágenes paganas variadas en las que predominaban las del culto a las Bolas del Dragón, grandes lienzos con temáticas variadísimas, calcomanías, prendedores, mas prendedores, muñecos de tela muy seguramente relacionados con alguna clase de magia ancestral Vudú, había también ropa y emblemas para poner a las ropas. Uniformes y trajes para unirse a las diferentes sectas y grupos místicos. Y junto a una arcada de piedras, casi escondida, una tienda que nos llamó mucho la atención a nosotros, una tienda de armas. Luego descubriría que habían muchas mas tiendas de este tipo y que esta ciudad ocultaba una gran potencia bélica.

B—¡No sé para que nos rompieron tanto las bolas con el operativo de seguridad que nos demoró como tres horas la entrada si al final aquí venden armas!

J—Los guardias no buscaban armas, buscaban otras cosas.

L—Si, seguramente buscaban cosas explosivas o alucinógenas.

B—Una ridiculez, si acá venden espadas y cuchillos como si fuesen manzanas…

J—¡Vamos a ver!

Nos acercamos e inspeccionamos todo lo que estaba exhibido. Habían katanas, espadas, nunchakus, puñales, y hasta estrellas ninja conocidas como shuriken.

J—¡Esa katana me gusta! La he visto muchas veces pero por una razón u otra nunca me la compro.— Se trataba de una katana blanca impecable y brillante, a mi amigo Juan lo había hechizado, no demoró en tomarla, desenfundarla y contemplarla. —¡Es una belleza!— Luego la tomé yo y la inspeccioné con un ojo crítico que pareció perturbar un poco al vendedor que simulaba no importarle que “manoseen” su mercancía.

El dinero no alcanzaba en ese momento para la compra, por lo que mi amigo Juan no puedo hacerse de su tan deseada katana blanca, pero algún día habría de tenerla, él lo sabía, nosotros lo sabíamos… Luego inspeccionamos otras katanas, unas negras y otras azules, a mi me llamó la atención una con saya (funda) opaca. También me llamó la atención un cuchillo que parece haberle llamado mas la atención a Lucía, era un cuchillo con una protección de acero para los nudillos, una verdadera belleza! Noté también que en alguna parte habían bolsitas, seguramente polvos mágicos de ninja, de esos que usan para generar humo, luces y otras cosas misteriosas e inesperadas.

B—Bueno, sigamos por que esto es muy tentador!

L—Estoy de acuerdo.

Y seguimos avanzando, y pasamos junto a tiendas, gente muy rara, mas tiendas, y mas gente muy rara. Luego nos topamos con otra tienda de armas mucho mas grande, esta no tenía ninguna espada blanca, pero si tenía naginatas, espadas de madoble, espadas exóticas y espadas con nombre… Si, espadas con nombre, eran espadas que al parecer poseían algún atributo mágico. Recordé cuando en mi juventud me adentraba en el campamento de las arpias, Luth-Golein, Arrohat, en donde las armas mágicas con nombre eran cosa común… Claro que estoy hablando de un juego de computadoras, nunca he ido en persona a estos lugares, jaja! De haber ido estaría contando dichas historias en lugar de esta…

Me di cuenta que los tambores habían cesado, un breve silencio nos rodeaba, nos mirábamos entre los extraños como si la falta de música funcional alterara la capacidad de abstraernos en nuestras cosas.

La abstracción en las cosas de cada uno se reanudó al comenzar una nueva música, un sonido metálico por demás distorsionado provino desde la plaza central y una multitud aclamó dicho sonido. Otra vez volvió a sonar eso que decían se llamaba “j-rock”, pero a mi me sonaba a ruido, lo siento… Admito que salvo excepciones, en ningún momento reconocí una sola canción. Creo que elegí mal momento para ser otaku!

B—¿Qué es aquello?

J—Parece la entrada a un templo oscuro y misterioso…

L—¡Que feo!

J—Debemos entrar a investigar!

B—Estoy totalmente de acuerdo.

L—Me da un poco de miedo ese lugar feo.

B—Pero vinimos para eso.

Nos acercamos entonces por un callejón que conducía a una pared de piedra en donde se habría un pórtico. Dentro, un pasillo largo y oscuro con una tenue luz en el fondo. Creo haber visualizado un mensaje que decía algo así como “Hermandad de la Estación de Juego”. Esto era inquietante y me traía un mal presentimiento, pero no podía dejar de entrar a ver que había allí! Por lo tanto, los tres nos acercamos entre si y nos adentramos en el corredor oscuro y solitario. Caminamos unos cuantos metros, y llegamos a un pasaje iluminado que nos condujo unos cuantos metros cuesta arriba. Luego se abrió otra entrada que nos dejó en una plataforma amplia y de amplio techo. A nuestra izquierda se alzaba un ventanal enorme y oscurecido, a nuestra derecha una enorme habitación semejante a una mezquita. Nos acercamos y pudimos ver a los llamados hermanos de la estación de juego…


...

6 comentarios:

  1. Fantastico!!
    La historia volvio a remontar un vuelo inedito, ¿que habra en el templo de la hermandad? ¡Habra que esperar para verlo!
    Esta historia tiene ciertas perlitas para los "entendidos" y, arguyo ser uno de esos privilegiados jaja. Mas alla de las alusiones a las katanas (podriamos poner fotos en el libro editado je), me encanto la alusion a la neko iniciada en los misterios del invasor Zim. Ese dia me perdi ese detalle, ¿ciertamente habia tal neko con esa remera no?. Las alusiones a Hattogath y Luth golein yo tambien las he sentido (Como extraño en diablo II T-T) y tambien me gusto mucho la observacion de el silencio y el desconcierto que se genera en el silencio entre tema y tema, ¡Simplemente brillante jeje!
    Te comento que voy por mitad del secreto de la flor del oro, y hay ya varias cosas que hablar. Pero queria preguntarte: ¿cuando jung habla de "sistemas parciales" o "sistemas autonomos" creados por la facultad o el instinto de "escision", se refiere a los arquetipos?

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, había una neko con una camiseta de invasor Zim que me llamó la atención y vi varias veces durante el evento. Incluso estaba con su grupo de nekos cuando nosotros salimos del Fin… Era como si fuese mi “ángel guardián” o mi “hada protectora” durante esa dantesca incursión :P
    Si crees que esto es un salto inédito, cada tanto va a haber algún salto, pero será cada vez mas irreal…

    No recuerdo el contexto en el que se menciona los sistemas parciales o autónomos… Pero definitivamente no tienen relación directa con los arquetipos.

    ResponderEliminar
  3. woah!! ajajaj esta vez lo dejaste cortado mal XDDD ahora me quedé con la re intriga je.
    lo que me tiene mas pensativa a ún es ¿dónde fué esta famosa expo? por lo que contás el lugar era inmenso!! O_o jeje decime la direccion así , la próxima que haya un evento ahí voy de cabeza!! jaajaj
    besotes enormes joaco!!!
    espero que nos veamos pronto!!

    ResponderEliminar
  4. PD: aún no me contaste el secreto para poder firmar sin tener que poner el molestísimo codigo =/

    ResponderEliminar
  5. joakooooooooo... jeje cuando pueda leo todo jeje, te tenia re abandonado =3 perdooooooooooon

    jeh, en cuanto a animax... ¬¬ solo voy a decir algo.... y creo que muchos lo deben pensar... MAGIC VOLVEEEEEEE!!!! TE PERDONAMOS!!!!!! T-T

    ResponderEliminar
  6. Bueno, los aliados son un tema complicado. Son personificaciones que en la gran parte de la obra parecen ser completamente individuales, ser seres inorganicos pero propios, que pueden materializarse en este mundo usando la energia de los brujos. Son como conciencias que viven muchisimo tiempo pero a un nivel de tension muy bajo. Tienen gran saber y una conciencia de ser enorme y pueden manipular a cualquier persona. Pero al final de la obra don juan dice que los aliados son "un aspecto del nagual", y que pertenecen al mundo del nagual, y al igual que los ensueños, los aliados se hacen accesibles cuando uno se adentra en el nagual. Como el nagual esta tambien en uno mismo, el aliado es tambien en parte, parte de uno mismo. Pero nunca pierde su caracter autoctono. Si el brujo logra establecer relacion con el aliado, toma posesion sobre el y el aliado le enseña tecnica y conocimientos valiosisimos al brujo, y a cambio usa la energia del brujo para materializarse y tambien para hacer todo lo que el brujo le mande.

    ResponderEliminar