“Recuerden que un blog es como una amorfa masa biomecanoide llena de cilicios y falanges qué alegremente se alimenta de vuestros comentarios!”

COMENTARIOS CON VERIFICACIÓN DE PALABRAS

Lo lamento por que detesto este procedimiento, pero tuve que poner un verificador de palabras en mis comentarios para reducir la cantidad de spam (comentarios mierda de gente semejante).

Pero si te interesa lo que leíste, seguro que tolerarás la medida...

2013-12-24

Quedan alli las moscas

Los movimientos me brotaban de forma automática, mi mente estaba en blanco. Un cambio de viento me golpeó con una ola de un olor que ya había sentido antes en cementerios, un olor particular que nunca se olvida.
Conforme avanzaba, sin ser completamente consciente de los movimientos de mis piernas, el olor se incrementaba y daba la sensación de que se volvía sólido, combinado con un calor imbancable. Habré querido, en alguna ocasión, separar el aire con mis brazos, como si la acción me permitiese facilitarme el avance. El avance seguía siendo automático, pero las articulaciones sentían el peso del cuerpo en cada movimiento. El olor y el calor se habían fundido y eran lo mismo. Me envolvía, me aferraba, se escabullía por mi ropa y se metía en mis poros. De repente la puerta abierta de siempre, me detuve ante el pasillo. De allí el oleaje de esa fusión de olor y calor se volvía más denso, no podría decir que entré, en lugar de ello me sumergí.
Esquivé siluetas, esquivé palabras, y subí la escalera de siempre. Atravesé la puerta de siempre, el aire era denso, coagulado y pegajoso... El suelo estaba cubierto por una inmencionable sustancia, resbaladiza, orgánica y adherente. Entonces me percaté que eso era el aire, que eran lo mismo pero que ahí en ese suelo era más denso. Si la cordura me hubiese abandonado, habría visto la sustancia subir por las paredes, cubrir el techo, subir por mis piernas y consumirme. Quizás la cordura era mantenida despierta por un constante sonido de fondo, perpetuo, que junto al aire impedían pensar en momento alguno el que quizás me estuviese sumergiendo en un sueño. La física de mis percepciones eran concretas e imposible de ser desatendidas... El sonido perpetuo era el de las moscas, desde ya inseparables al entorno. Se escapaban algunas de ellas como perdidas, pero la mayoría no se alejaban. Las moscas y el lugar eran uno solo, eran lo único que parecía moverse en esa densidad de aire y sustancias.

Apoyarme en una pared, que no me habría extrañado encontrar pegajosa pero no lo estuvo, y asomarme. El lugar era letárgico, y lo único vivo eran las moscas, que no eran muchas sino una entidad compuesta de partículas, lo cubrían todo y lo investigaban, pero a mi no me tocaban, no sé por qué. Antes de esa ocasión si tuviese que escribir algo similar, hubiese relatado la ficción de como las moscas me acosaban y me invadían, pero las moscas no me tocaban. Había demasiada muerta y yo estaría demasiado vivo, al menos por fuera. Recuerdo particularmente un brazo cubierto de moscas, una cabellera canosa, un pie morado a punto de estallar, y ropa empapada de la sustancia que se esparcía en todo. Enfrente de mi se sentaba dándome la espalda y quiete, y a lo lejos, inmerso en la oscuridad, una silueta recostada e irreconocible. No me atreví a aventurarme, quizás por que no se trataba ello de ninguna aventura...

El cabello, el brazo y el pie, eso lo recuerdo e identifico. Una parte de mi lo identifica. Era inconfundible el escenario. Mi automatismo mental me devolvía respuestas afirmativas, me devolvía posibilidades lógicas, todo razonable, todo objetivo y calculable. Descendí las escaleras con frialdad mientras mi mente cambiaba imágenes, analizaba siguiendo algún protocolo algorítmico. Los recuerdos se mezclaban, el brazo, el cabello y el pie con otras imágenes, rostros, patrones de movimiento, voces y expresiones, miradas y sonrisas. Ahí un aspecto subjetivo de mi ser no relacionaba la escena material con los recuerdos. Las personas habían sido exorcizadas de los cuerpos. Lo único vivo allí eran las moscas, y mis recuerdos tenían suficiente vida como para no encajár allí. El aire seguía denso, el calor y el olor seguían estando fusionados, y el sonido de las moscas perduraban. Las moscas no salían, salvo unas pocas perdidas. Una buena parte cubrían un mosquitero pero no estaba seguro de que quisiesen salir, solo investigaban, por que pertenecían a allí dentro. La casa pertenecía ya a las moscas.

Será, asumo, algún bloqueo mental. Los cuerpos eran asociables con conjunto de información, y esto se describe así, con la objetividad de una computadora. Las personas no estaban allí, las personas no sabía yo donde estaban, ni como ubicarlas, ni si habrían de volver. Lo único real era el olor, el calor, y el sonido de las moscas. Luego las siluetas y las palabras que iban y venían a mi alrededor. Todas ajenas a mi persona, ya agobiaban y deseaba sacarmelas de encima. Siluetas ajenas, palabras ajenas, y percepciones materiales muy desagradables, y es todo lo que puedo decir al respecto.


Alguna vez en tiempo pasado pude interactuar con cuerpos que ya habían sido exorcizados de sus personas, y en esas ocasiones tuve mecánicos movimientos guiados por una fría computadora que con objetividad asociaba información. Fueron cuadernos, fotos, anotaciones, algunos objetos en particular, los que se vinculaban con la vida que se desintegraban en forma de recuerdos. Sé que cuando se hayan ido las moscas, y la densidad del aire y la adherencia del suelo sean desechadas, no habrán más barreras entre montañas de objetos, cosas, palabras, y todo asociado a algún recuerdo. Vendrán como constantes vendavales y me rodearán. Pero mientras tanto me seguiré articulando con fría objetividad, y con la sensación de que las personas simplemente no aparecen.


.

2013-12-12

colegas cursis

A los colegas cursis...

Colega que tecleas, no deberías a tu amor
Si a ti no te han correspondido como tu lo querías
Nada nos es más real para nuestros humanos días
Que lo que sientes, aunque dé felicidad o dolor

Ten esperanza si vivo estás, porque puedes saber
Que si fuertemente conmueve la emoción cuando sientes
Escucha bien a tus sentimientos, así no te mientes.
Las heridas enseñan, sabes que no debes temer!

Un día sin que lo esperes, con justicia habrán de amarte...
No te arrepientas jamás del amor, ni aunque te parezca
Que en vano es lo que sientes aunque una relación no crezca
Con orgullo, no dejes de convertir pasión en arte!


.

2013-11-21

Interacciones metaforicas

B —X, debo solucionar un problema fundamental que me impide mantener la estabilidad de mi persona en cuanto al rumbo de mi vida.
X —Ya veo...  ¡Dime el problema!
B —Aun no lo identifico...
X —¿Cómo sabes tanto al respecto entonces, Berenice?
B —¡Pues porque me duele el píe!  El derecho, para ser precisa.  Mmmm...
X —¿Te duele el pie?
B —Sí!
X —¿Y como llegaste de un dolor de pie hasta la necesidad de solucionar un problema fundamental, etcétera?
B —¿No sabes?
X —No, no sé...  ¿No te molesta cuando se te preguntan cosas obvias para dar intriga?
B —No seas gracioso X...
X —Decías...
B —Decía, que no sabes lo que son las alegorías patológicas.
X —Las...  No, eso es nuevo para mi.  ¡Y mira que he visto cosas que ni te imaginas, desde cruceros de batalla en llamas más allá del cinturón de Orión, hasta...
B —¿Qué?
X —¿No sábes de lo que hablo?
B —Me estas tomando el pelo, X.
X —¡Por supuesto, Berenice!
B —No es gracioso.  ¡A mi me duele el pie, lo cual representa tamaña calamidad para mi, y me tomas el pelo!
X —Perdóname, mi estimada Berenice, sabrás disculpar mi natural cinismo...  ¡Cuéntame qué son las “alegorías patológicas”!
B —Fingiré que no estás siendo irónico conmigo...
X —Finge...
B —Cuando tienes un problema en el cuerpo, una enfermedad, un dolor, lo que sea, es en realidad un reflejo de un problema espiritual.  Eso es por que la mente domina el cuerpo, aunque la mente es más un mar de caos impredecible...  Pero según lo que te duela, o se te enferme, y como, es el problema espiritual a resolver.  Resolviendo el problema espiritual se resuelve el problema corporal!
X —Bueno...
B —¿Entiendes X?
X —Entiendo, Berenice...
B —Pensé que alguien como tu sabrías de qué se trataba, y que podrías ayudame a develar mi problema...  ¡Pero parece que hoy yo te he enseñado a ti, jeje!
X —¡Oh, sí, me has enseñado!  Te duele el pie, y como el pie es la base de sustento de tu cuerpo, se debe de tratar de un problema espiritual que afecta la estabilidad de tu espíritu.
B —¡Sí!
X —Ya veo...  Y como caminas con los pies, sigues un camino, lo asocias con “el camino de tu vida”.  Y lo de persona tendrá que ver con que se trata del pie derecho, ya que la derecha es la razón, y la persona implica el aspecto racional del ser.
B —¡Bien, X!  Creo que sabes de lo que hablo, a lo mejor antes me tomabas el pelo y fingías no saber...
X —Quizás, quizás, todo puede ser...
B —Bien...  ¿Qué se te ocurre?
X —A ver...  ¡Muéstrame el pie!
B —Sí...  …  ¡AUCH!
X —Mira, tenías una astilla en la planta, aquí tienes.
B —¿Una astilla?
X —¡Todo tu espíritu, estabilidad emocional, integridad mental y el destino de tu vida, amenazados por una astilla!  Una astilla peligrosa, Berenice...  Toma, ponla en un lugar seguro en el que no pueda dañar a nadie...
B —Te odio X.
X —Lo sé, gracias!


.

2013-11-16

Transliteraciones

Ella quería lo que él no quería ser


—Benjamín...  ¿Interrumpo tu contemplación por la ventana?
—¿Nicol?
—No me digas que estás triste...
—¡Decime que te puedo ser útil en algo!
—No me gusta que tengas esa actitud conmigo
—¿Como te gustaría que me comporte con vos?
—Me gustaría que seas como eras antes...
—Pero eso implicaría fingir, y vos también estarías fingiendo por que sabrías que yo finjo y que digo ciertas cosas cuando quiero decir otras...  Y todo ese juego de hipocresías desvirtuaría nuestros diálogos.
—Dejá, no digas más nada!
—La verdad suele ser áspera y amarga, pero está amalgamada de sensaciones que valen la pena ser vividas.
—Lo que decís no tiene sentido, sos un egoísta!
—Es cierto, soles acertar cuando me calificás.  Te digo una cosa, sos una de las pocas personas a las que le doy la razón...  ¡Deberías sentirte halagada, jeje!
—No le veo lo gracioso...  No te importa lo que los demás sientan, das vueltas y no te importa herir a los demás con tus palabras.
—No sé como no herir a los demás...  ¡Será mi naturaleza, seré como un erizo!
—¿Ves?  Eso no tiene sentido, hablás muchas estupideces.
—No me importa...  Lo que para vos es estúpido para mi no lo es, te apresurás siempre a considerar tu criterio como conjunto de universales...  Es decir que pensas que sabes la verdad sobre todo.
—Pensé que ese eras vos, el que nunca acepta críticas...
—Depende mucho de quien vengan las críticas...  Deberías saber por qué no las acepto, que es por que paso mucho tiempo construyendo mi criterio en las trasnochadas soledades de mi barrio, y que al fin de cuentas siempre sé que nadie puede saber la verdad.  Mi verdad, esa la defiendo por que es “yo mismo”...  ¿Te aburro, verdad?
—Si, bastante...
—...  ¿Te puedo ser útil en algo, entonces?
—No, voy a solucionar mi problema de otra manera...
—Perfecto.  Sabes como encontrarme, estoy a tu disposición.
—¡No quiero que estés a mi disposición!
—Pero eso no depende de vos, nena, es mi naturaleza...
—No me digas más “nena”, no soy tu nena, no soy una nena!
—Tenes razón Nicol, no sos ninguna nena, al contrario, tenes todas las virtudes que reivindico en una mujer.
—Cosa que no me interesa, Benjamín, no vuelvas a mencionarlo!
—De acuerdo...  ¿Ves lo que digo?  Paulatinamente voy suprimiendo cosas que te diría, desde apelativos hasta halagos, apreciaciones y sentimientos.  Luego, solo me va a quedar hablarte del clima!  A proposito, vi que está nublándose mientras contemplaba por la ventana...  Vos viniste con una remerita me parece...  Te presto mi campera, si querés.
—No la necesito, seguí contemplando por la ventana Benjamín...  Pero...  Si tengo las virtudes que reivindicas en una mujer.  ¿Por qué me ofreces tu campera?
—¡Buen punto!
—Por que en realidad no queres una mujer como yo, admitilo.
—Te veo como una igual, por eso te compartiría todo.
—No soy tu igual.
—Eso es relativo...  Yo hablo de como te veo, o más bien como te percibo...  Si bien en algunos casos te admiro y sé que me superás, en otros nena, perdón, Nicol, yo te adelanto con creces.  Es relativo, es el contexto del momento...
—Estas dando vueltas...
—¡Y eso lo odiás!  Ya sé...  Es mi naturaleza dar vueltas.  Sabes...  Me da pena el que haya muchas cosas que quiero decirte, que nunca te dije y que nunca voy a poder decirte.
—Mejor no las digas.
—¡Ni imaginas lo que quisiera decirte!  Pero nunca se van a dar las circunstancias, y forzar las palabras sin excusa alguna no sería agradable.  ¿Verdad?
—Talvés si hubieses dicho esas cosas en su debido tiempo, ahora no estarías diciendo estupideces y no tendría que mandarte a la mierda...
—Justamente, eso pasó por haber estado fingiendo.
—Eso pasó por que sos un egoísta y un pedante, que pensás demasiado sobre cosas que son simples.
—Yo...  Si hablamos de simplezas...  ¿Por que no podés aceptar lo que siento?  No pretendo reciprocidad, solo aceptación.
—Te acepto, pero no hables al respecto, por que si yo te acepto a vos, vos me tenes que aceptar a mi.  ¿Eso tiene sentido para vos?
—Si, lo tiene...
—Espero que algún día se te pase y vuelvas a ser el de antes, y talvés nunca vuelvas a ser el de antes...  Me arrebataste mi ilusión, me decepcionaste, pero deseo que sea solo un tropiezo y que vuelva el amigo que quise alguna vez y en el que podía confiar...
—¿Alguna vez confiaste en mi?
—Si te creí que eras mi amigo, si dejé de lado las sospechas, es por que confiaba...
—Quisiera...  También quisiera ser tu amigo, Nicol, y algún día volver a abrazarte y a verte sonreír.
—No te escuché, perdón.
—Decía...
—No, no te escucho, no tiene sentido hacerlo.  Haceme saber cuando él vuelva...  ¿Sí, por favor?
—Te lo prometo...


Los ojos de Benjamín se humedecieron y en su visión que se volvía borrosa la silueta de Nicol se alejó, y él le daba la espalda a la ventana, y luego quedo contemplando el vacío.


.

2013-11-12

Sobre el tratamiento del crimen

Hay un lado oscuro en cuanto al crimen y que la sociedad no suele enfrentar.  Se sostiene que la lucha contra el crimen está en la calle y a a través de la fuerza pública.  Si las personas son lo que son principalmente por la crianza y la educación que reciben, y por las experiencias vividas...  Entonces sería lógico resolver que el tratamiento del crimen se halla en la educación.  Primero en la prevención, por supuesto...  Pero cuando el crimen ya se cometió, cuando la persona ya se ha convertido en criminal, no quiere decir que se deba dejar de educar.
Un punto erróneo del tradicional combate contra el crimen, que ya se vislumbra con la expresión "combate contra el crimen", está en que luego de la persecucíón policial viene la privación de la libertad como el principal de los castigos.  El concepto tradicional para tratar el crimen es, pues, el castigo.  "No delincas por que te castigo, no vuelvas a delinquir por que te castigo peor"...
De esta manera estamos tomando a una persona que ya tiene un desequilibrio social y la exponemos a experiencias perturbadoras que incrementan ese desequilibrio.  Entonces considero que lo más apropiado es reemplazar el sistema carcelario castigador por un sistema de rehabilitación y o contención. 

Hay dos clases de crímenes, los provenientes de la conducta y los provenientes de una patología neuropsiquiátrica. Los primeros pueden ser rehabilitados, los segundos no.

En el primer caso, los criminales deberían ir a instituciones militarizadas que les eduquen en los valores del trabajo y les den formación, y luego un programa del estado les asegure trabajo digno ya que dificilmente un privado lo haga y está en su derecho no hacerlo. En conjunto, un constante seguimiento y contención.En el caso de rehincidir se deberían endurecer las penas paulatinamente hasta la cadena perpetua, pero siempre con trabajos comunitarios impuestos. En el caso de la cadena perpetua sería apropiado permitirles a los condenados el optar voluntariamente por su propia eutanasia.

En el segundo caso, los criminales son enfermos mentales como lo son los psicópatas, los torturadores y violadores. También los son la mayoría de los drogadictos debido a que ya tienen un daño cerebral y una alteración biológica que influye en su conducta. En primera instancia la reclusión no sería con fines de castigo, ya que castigar a un enfermo es absurdo. La reclusión sería para aislar al criminal de los ciudadanos y de los otros criminales. Dependiendo el tipo de patología es el tipo de reclusión, siempre asociada al tratamiento neuropsiquiátrico crónico. En los casos de psicópatas y violadores, por ejemplo, la reclusión sería perpetua y de máxima seguridad.En el caso de otros desequilibrios y algunos drogadictos leves se podría hablar de reclusiones mas suaves, pero sí militarizadas y con vistas de una posible reinserción social. Los programas y tratamientos de estos criminales serían diferentes a los antes mencionados y se privilegiaría el confinamiento de los mismos en pueblos aislados o en centros neuropsiquiátricos crónicos, en donde trabajarían para ganarse ciertos beneficios sociales y tendrían siempre contención psiquiátrica y médica.Se debería también otorgar a aquellos reclusos perpetuos el derecho a la eutanasia.

Lo que sí debe quedar bien en claro son tres cosas.La primera, es que el castigo y el sistema carcelario tradicional no hace más que degenerar aun más al criminal.La segunda, que la eutanasia por un lado es más humana que el confinamiento, pero que la corrupción de los funcionarios públicos hace altamente peligrosa la "pena de muerte".Tercero, que no se puede mezclar ladrones con violadores, con psicópatas, con drogadictos, etc. Son diferentes clases de personas, con diferentes crimenes, diferentes motivaciones y diferentes tratamientos.

Por último. El querer vengarse de alguien que hace un daño me parece perfecto, siempre que uno tenga los cojones de hacerlo en lugar de esconderse detrás del estado pidiendo "justicia" cuando lo que se quiere es venganza.Y no tiene el más mínimo sentido vanagloriarse de la civilización humana si se sigue sosteniendo el arcaico y brutal sistema de castigo, tortura y muerte.

.

Encuesta sobre el libre pago de los impuestos.


Me gustaría saber la postura de las personas sobre cómo deberían usarse sus impuestos.  Para ello elaboré una muy básica encuesta que se encuentra en la parte superior de la columna de la derecha.
La encuesta terminó y el resultado puede apreciarse al final del blog!

Al responder la encuesta me gustaría que se tenga en cuenta el siguiente modelo hipotético:

  • Los impuestos serían proporcionales a las ganancias de los individuos y de las empresas.
  • Abría excepciones al pago de impuestos, pero dejo a criterio de cada uno decidir si merece esa excepción.
  • Todo lo que el estado sostiene con impuestos estaría condicionado por la elección de los ciudadanos sobre sus impuestos, incluyendo los casos en que se trate de la Iglesia Católica.
  • Todo ciudadano podría cambiar el destino de su impuesto habiendo esperado un lapso de tiempo que podría ser 6 meses.
  • El voto es excluyente para simplificar la encuesta...
  • El presupuesto de la recaudación de los impuestos sería público.



Agradezco a todos los que se presten a responder, sean anónimos o personas que conozca!



.

2013-07-30

Fantasia transliterada

El campamento del sexto batallón era inmenso y estaba muy bien guarecido. Era la noche de un Martes y los mercenarios planeaban una infiltración, quizás tomar algún prisionero, o poner una bomba en un lugar estratégico. La segunda al mando, que era una intrépida espadachina, contemplaba la silueta de las carpas exteriores al iluminarse sus contornos por los fuegos entre los que algunos guardias se relajaban confiados de su número superior. Los ojos de la comandante se entrecerraron distinguiendo una sombra familiar que se adentraba en el campamento. El jefe de los arqueros distinguió la forma y le comentó...
“Nos traicionó... ¡Mirad como se mete en el campamento enemigo con toda tranquilidad! Sabe que será bien recibido...”
“No lo creo, está tramando algo, una acción suicida... ¡Rápido, vamos a atacar, lo van a matar!” Rápidamente la comandante desenfundó su espada, pero fue detenida por sus compañeros que le dijeron...
“Si es cierto que emprendió una acción suicida, ya está muerto... Nosotros no podemos arriesgar la misión por él y lo sabe...”
“¡Pero es un estúpido, no va a poder con ellos! Seguramente va a querer ser diplomático. Lo van a matar...” Una joven y robusta guerrera se acercó cabizbaja y le habló a la espadachina...
“Vos no querías que él use su magia negra y por eso se estuvo comportando como un sacerdote curandero, pero su naturaleza es de nigromante, y eso es lo que está haciedo.”
“¿Va a usar las artes oscuras, va a invocar a los demonios? Ni aun así va a poder...”
“¡Jajaja! Lo subestimás, es un maldito, y lo único más maldito que él son sus maldiciones...”
Los gritos empezaron a salir del campamento del sexto batallón, las carpas empezaron a arder, los sonidos de espadas se mezclaron con gruñidos y alaridos y un olor sanguíneo se levantó. Luego de una hora, aproximadamente, el campamento era una ruina y los mercenarios caminaban entre cadáveres desfigurados. En el centro del campamento estaba el cuerpo bizarro del nigromante, levantó su cabeza con seriedad fría y dijo...
“El campamento está contaminado, no toquen nada, no coman nada. ¡Debemos quemarlo todo!” Y diciendo esto tomó una antorchá y comenzó a quemar cuanta cosa y cuanto cadáver veía.

“¿Qué has hecho? ¿Que pacto diabólico has invocado?” Le preguntó la espadachina al nigromante. “No entiendes esta magia, simplemente los infecté y los manipulé. Pero sé que esto no te iba a gustar y traté de contenerme... Esta guerra se está saliendo de control y no me puedo dar el lujo de perder a mas personas, y tu siempre vas adelante en las embestidas, mi estimada! Lamento decepcionarte... Sabrás que nadie cambia en esta vida, solo nos adaptamos, solo nos adaptamos! Quizás la vida misma es una mera adaptación, jeje.”


.

2013-05-24

El mejor anfitrion


Se sentó junto al gran escritor y elaboró un argumento extraordinario, lleno de tramas atrapantes y novedosas, y fue superado por el gran escritor.
Junto al músico prodigio compuso una sinfonía sublime capas de erizar los cabellos del cuerpo, y no fue comparación con la obra prodigio del músico.
El lienzo que llenó de belleza, a la vez que el pintor iluminado pintaba, fue un logro maravilloso al terminar y pocos no abrieron sus ojos al contemplar, y el pintor mostró su lienzo mejor que cualquiera visto jamás.
Y todos y cada uno de los gloriosos que se presentaron lo superaron. Y al terminar, todos comieron en su mesa y celebraron y ese fue el logro que nadie ha superado aun!


.

2013-04-12

Ministrando Militantes

Epistola a los Militantes del Partido sobre la Militancia

Y el profeta politico habló, y dijo: Sean ustedes bienaventurados, por que en la militancia ciega y fanática está la salvación.  Y serán salvos, y no preguntarán nada, por que no hay nada que preguntar.  Por que el partido los guiará a la justicia social.  Y quien esté fuera del partido, ay, pobre de él, por que será opositor, y no se regocijará!  Pero cuidad, oh, militantes, que no les quieran alejar de la recta militancia, y no haced caso de los enemigos del partido.  El profeta político ha hablado!

.

2013-03-27

Momento Hablado


Sabores que inspiran

—Entonces... ¿A qué saben mis labios?
—Tus labios saben a eternidad...
—¿Qué? ¿Cómo es el sabor a eternidad?
—...Bueno, en realidad tus labios saben a saliba, y a algo que comiste en el almuerzo, y tenía cebolla...
—¡Jajaja! Ya me parecía...
—Pero, tus labios me inspiran eternidad!
—¿A sí?
—La eternidad es una sensación, la pérdida de la noción del tiempo, una abstracción del tiempo!
—Esa es una metáfora muy bonita. ¿Y eso te inspiran mis labios?
—¿Que te inspiran los míos?
—¡Canibalismo! ¡Jajaja!
—Una peligrosa combinación...

.

2013-02-22

Estimulando al otro


Ensayo sobre los estímulos internos y externos a la hora de influenciar a otros...

Básicamente, los estímulos internos son todos los que se generan en uno mismo.  De por si cualquier fenómeno racional no puede considerarse un estímulo, ya que el estimulo favorece el fenómeno racional y por lo tanto no pueden ser lo mismo.  Es necesario dar por sentado que hay una aspecto de uno mismo que no es racional, y entonces de ese aspecto es que tiene que venir el llamado estímulo interno.  Ese estímulo puede o no ser buscado, pero si no es de un origen racional no se lo va a poder encontrar necesariamente con una actitud racional.  No hay que confundirse, parecería entonces que el estímulo interno es el instinto y no es así.  La capacidad de razón puede analizar el estímulo una vez que se percibe, pero la naturaleza del estímulo no se puede prever.  Se podría decir que los estímulos internos simplemente suceden, al menos por ahora...

Los estímulos externos son todos aquellos fenómenos que no provienen de uno mismo, son externos a uno mismo...  Y entre ellos se encuentra todo lo que puede existir en el universo excepto uno mismo.  Entonces todo intento de influenciar a alguien es un fenómeno externo de ese alguien.  Uno es a su vez un potencial estímulo externo para todos los demás seres del universo.

Creo entender que nuestro “yo” racional es una función y que el interior y el exterior se comunican constantemente y el “yo” intenta interpretar esa comunicación.  Si algún cintifisista duda de esto podría decirle que el exterior (el universo) se comunica con el interior (el inconsciente) constantemente y nosotros nos enteramos luego de ello.

En principio, todo estímulo genera una de dos respuestas para un ser, o bien es positiva, o bien negativa.  La respuesta que uno tiene en principio ante los estímulos externos es la de mantener la integridad.  Cualquier fenómeno que aparente amenazar la integridad del individuo representa un problema a evadir o superar.  Cualquier fenómeno que aparente ser beneficioso para la integridad del individuo representa una oportunidad de fortalecimiento y se lo intentará aprovechar o asimilar.


Ahora bien, cuando uno quiere generar un cambio se dice que tiene que “venir de adentro”.  Es decir, tiene que cambiarse el patrón con el cual se valoran los estímulos.  Dado que los estímulos más influyentes son los internos, y que son los primeros, y también incluso el filtro de los externos, es la interpretación de los estímulos internos lo primero que hay que corregir.  Eso se podría decir que es “introspección”, aprender a discernir sobre uno mismo, darse cuenta de cuando se generan emociones, por qué y que es lo que hacemos con ellas...  Así aprendemos a controlarnos, aprendemos de nosotros mismos mas bien!  Y ese darse cuenta no es algo que uno pueda prever, uno no dice “bueno, voy a darme cuenta de mi mismo tras una noche de introspección y mucha café!”.  Es el darse cuenta lo que genera el deseo de la introspección, es decir, que el “darse cuenta” es un estímulo interno...


¿Entonces como diantres influenciamos a alguien para que sea un poco introspectivo?  Ahí hay que jugar con la mente del otro, independientemente de las intenciones para con ese juego.  Hay que “invitar” a uno mismo a ser sensible con sí mismo.  Difícil, por que a penas esto sea percibido como una amenaza a la integridad del orden que uno mismo ya tiene, será rechazado, mandado a la mierda, se generará una acción repelente para con el estímulo externo.
Lamento decir que no tengo la pedagogía como para decirles cómo es que se “juega” con la forma en la que se interpretarán los estímulos.  Pero, al menos puedo hacer dos últimas observaciones que creo muy importantes.

Primero, debemos saber que nosotros estamos siendo estimulados todo el tiempo por nuestro exterior e interior.  Entonces, a la hora de aconsejar, influenciar, interpretar, opinar, debemos tener en cuenta que toda interpretación y toda respuesta nuestra está afectada por el patrón que ya tenemos sobre las cosas y por las emociones asociadas a las experiencias vividas (y también instintos)  Entonces, nuestra actitud no es pura, es condicionada, y por eso es fundamental ante todo prever nuestro prejuicio y no darnos por sentados como correctos.  Nuestra opinión no es un dogma, sino una teoría, y debemos ser capases nosotros mismos de refutarnos y de criticarnos.
Es decir que debemos discernir nuestra motivación para expresarnos.

Segundo, sin importar la intención que tengamos, nunca seremos interpretados como quisiéramos que nos interpreten.  Entonces es importantisimo reducir al máximo posible el margen de error en el mensaje.  Y para eso es esencial ser claro y diplomático.  Salvo que la nuestra sea una intención de ofender o manipular, las actitudes peyorativas, los agravios e insultos y todo tipo de degradación de la imagen que se tiene de la otra persona, genera inevitablemente una interpretación distorsionada del mensaje.
Es decir que la actitud que adoptamos al dar el mensaje condiciona la interpretación del mismo, si yo pido algo a las puteadas probablemente no me lo den o me lo den arrojándomelo por la cabeza...


Dejo de lado las expresiones artísticas y no desarrollo más el texto.
¿Opiniones, criticas, influencias para mis estímulos internos?


.

2013-02-03

Interacciones metaforicas



B—Sabrás que Berenice no es mi verdadero nombre…
X—Sabrás que “X” tampoco es el mío…
B—Justamente, no somos lo que decimos ser.
X—¿Qué quieres de mi?
B—Sé que hay una puerta en algún lado, y que tras ella, hay un mundo paralelo a este, y creo que allí voy a encontrar respuestas…
X—¿Tu verdadero nombre acaso?
B—Eso es solo un detalle.  No sé que voy a encontrar, pero cualquier cosa va a ser mejor que el no saber nada!
X—No estés tan segura, Berenice, que a veces es mejor no saber.
B—Prefiero correr el riesgo, X.
X—Entonces te diré solo esto, y es que no importa la puerta.  Todas las puertas son pasajes que llevan a un mundo paralelo, y la mayoría de esos mundos son tan parecidos que parece que son el mismo.  Y todo el tiempo estamos saltando de mundo en mundo.  Pero a veces, a veces ocurre y extraño azar que nos lleva a un lugar totalmente diferente.  Pero…  No creo que encuentres respuestas, Berenice.  Las puertas no te servirán de nada.
B—Quiero probar…
X—Vas a encontrar alguna vez una puerta solitaria, te producirá temor y atracción a la vez, y sabrás que puedes abrirla sin dificultad.  Esa puerta será el pasaje.  No la busques por que no la encontrarías, simplemente se aparecerá ante ti un día, cuando menos lo esperes y… —  X se quedó callado.
B—¿Y qué, X, y qué?
X—Cuando la encuentres sabrás que lo perderás todo al cruzar, esa clase de puerta solo aparece cuando no se la busca, y cuando no se la desea…
B—Esto no me sirve de nada!
X—Es un error de tu parte creer que las respuestas que te dan los demás te tienen que servir de algo, ni las respuestas que te des tu misma han de servirte!
B—…Eso es estúpido, X.
X—¡Jajajajajaja!
B—¡Dejá de juagar al Gato Cheshire!  Por una vez podrías serme útil…
X—Las respuestas…  Solo te satisfarán cuando las hayas creado, por lo tanto, no serán respuestas, serán elocuencias, inspiraciones, creaciones.  Todo lo demás es respuesta…
B—¿Y esa puerta, qué onda con esa puerta?
X—…Esa es la puerta de...  Ok, andate nomás, sé que vas a volver dentro de poco, como siempre.

_Jora T20120301


.

2013-01-08

Fresca Sonrisa



Fresca Sonrisa

Espontanea y natural se me aparece.
Frena las penas sin que sea proeza,
Suavizando la cotidiana dureza.
Mi espíritu menguado rejuvenece.

Superando quizás lo que uno merece,
Brotando iluminada con entereza,
Eterna y libre de cualquier aspereza.
En vano su permanencia yo quisiese...

Revive a quienes rodea tu presencia
Junto a tu mirada como fresca brisa.
Parece que no percibes tu influencia...

Serena y grácil, pero jamás sumisa!
Enérgica, pura y con vivaz potencia.
Así es como tu luces con tu sonrisa!

Joaquín Armental
T20130108
.

2013-01-04

Esencialmente humanoides


Caminé por la senda junto a la ventana al exterior, tras ella la negrura del espacio se salpicaba a penas por las estrellas.  Hacía falta mirar con detención para notar que siempre hay muchas más de las que uno cree.  Tenía un paquete armado a las apuradas, dentro llevaba una comida que había hecho con esmero y al pensarme a mi en esa situación no pude no reírme de mi y recordad las viejas series animadas japonesas.  —¡Me he transformado en un cliché!  Bizarro y exótico, pero un cliché.—  Seguí mi rumbo y me acomodé un poco el cabello, largo y ondulado como siempre me había gustado.  La senda metálica seguía mucho más y tenía unos veinte minutos de caminata tranquila.  ¿Qué tenía el paquete?  Los llamados “otakus”, aficionados a la cultura japonesa, sabrán entender mi risa y mi referencia a un cliché.  Había cocinado con profunda dedicación una comida que sabía que a ella le gustaba y que era muy difícil de conseguir hoy en día.  En parte por la dificultad de producir con fidelidad los materiales para prepararlo, y en otra parte por que eramos pocos los que recordábamos aun los procedimientos anticuados de la vida planetaria.  En resumen, sabía que mi obsequio habría de gustarle.  Y ella seguramente habría de esperarme con una infusión que, debo aclarar, también era difícil de reproducir.  No es que ella sea la mejor en prepararla, habían muchos que lo habrían hecho mejor, pero su dedicación era más gratificante para mi que cualquier otra.
Caminé sin prestarle demasiada atención a las estrellas tras las ventanas, ya estaba demasiado acostumbrado.  Y solo observé con interés las luces artificiales de los faroles.  Los senderos estaban iluminados por faroles de una forma redondeada y poco llamativa, y no pude no pensar en un dejau vu.  Estaba seguro de haber visto escenas similares yendo por algún parque del planeta.  Pensé en que hay patrones que escapan a cualquier adaptación, y que no dejamos de repetirnos a nosotros mismos.  A pesar de haber abandonado hace tanto tiempo la vida en la atmósfera, a pesar de habernos adaptado tan bien a un hábitat artificial en el espacio, rodeados de paredes de metal y data-placas y data-paneles.  La tecnología nos había permitido dominar nuestros cuerpos y mantenernos jóvenes y saludables, pero eramos los mismos en el fondo.  Siempre lo voy a sostener, desde que vivía en el planeta que lo sostengo, que nunca cambiamos, que solo nos adaptamos.  ¡Y grande y bueno es saber que nos adaptamos!  Eso hace la diferencia entre ser hipócrita o iluso.  Sabernos adaptables y adaptados es un gran avance.  Solo resta hurgar y saber hasta donde nosotros somos adaptación al entorno y qué es lo que realmente somos.  Y ahí surgen los patrones...  ¿Por qué habríamos de tener tantos patrones?  Si no es adaptación al entorno, si no es adaptación a los demás, los patrones están ligados a lo que siempre seremos.  —¿Y qué tiene que ver esto con los faroles?  ¡Jajaja! —  Sonreí pensando en lo difícil que me sería encontrar la relación con los faroles, pero sabiendo que muy probablemente esa misma noche estaría buscándola.  Y ahí me encontré con otro patrón, el de la noche.  Ya no existe la noche, en el espacio no hay noche, pero nos empecinamos en que la haya.  ¿Creamos siclos de día y noche solo para adaptarnos a la carencia de noche en el espacio o es que el día y la noche se asocia fuertemente a algo que somos y siempre seremos?
La búsqueda de lo que realmente somos es importante para algunos, estamos en una etapa de vertiginoso cambio en el que algunos tememos perdernos a nosotros mismos.  Y muy probablemente es por eso que me aferré tan fuertemente a ella.  Una de las pocas personas que me encontré que había conocido y querido en el planeta.  Y me alegré mucho más de que siguiese soltera, o más bien, “libre”...  La primera vez que la vi en la eco-nave me quedé paralizado, ella me sonrió como lo hacía antiguamente con un toque de inocencia, luego la abracé tan fuerte que casi le quito el aire.  Derramé lágrimas y eso fue todo un logro, pensé que ya no las habría de derramar por alguien, pensé que me había adaptado a la frialdad de mi nuevo entorno.  Desde entonce no dejé de visitarla o invitarla a dar una vuelta, y a pesar de que nos conocíamos de antes y de que ya han pasado tantos años desde el reencuentro, todavía me cuestan algunas demostraciones de afecto y me sonrojo, otra cosa que no ha cambiado en mi...
Su hijo me vio a lo lejos por el sendero.  Él era un joven notable en una de las células de trabajo mecánico.  Cuando lo había conocido en el planeta a penas tenía dos años de vida.  Ahora había pasado tanto tiempo que aparentaba la misma edad que yo, o más bien yo aparentaba la misma de él.  Pero los que sabemos mirar podemos apreciar en la mirada y en los movimientos el paso de los años en una persona.  Por más que seamos saludables, hay ciertos detalles que se dejan traslucir, una forma diferente de apreciar las cosas con menos ansias.  ¿Esto es entonces adaptación?  ¿Como separar en una personalidad lo que siempre se es de lo que se va siendo en diferentes momentos?  No dejo de comparar a personas que asemejan la misma edad pero que tienen diferencias significativas.  El muchacho me saludó de nuevo, ya acostumbrado a mi presencia, y se volvió a la casa para prepararse a una tarea laboral.  Ella salió a la puerta para recibirme justo cuando pensaba en que no tenemos casas propiamente dichas y seguimos usando esa palabra.  Ya no importaba de todos modos, me sonrió y me saludó con un beso, por lo tanto no hay razón para pensar en palabras.
Entro con ella y quiero pensar que los besos están entre esas cosas que siempre serán!

.