“Recuerden que un blog es como una amorfa masa biomecanoide llena de cilicios y falanges qué alegremente se alimenta de vuestros comentarios!”

COMENTARIOS CON VERIFICACIÓN DE PALABRAS

Lo lamento por que detesto este procedimiento, pero tuve que poner un verificador de palabras en mis comentarios para reducir la cantidad de spam (comentarios mierda de gente semejante).

Pero si te interesa lo que leíste, seguro que tolerarás la medida...

2013-11-12

Sobre el tratamiento del crimen

Hay un lado oscuro en cuanto al crimen y que la sociedad no suele enfrentar.  Se sostiene que la lucha contra el crimen está en la calle y a a través de la fuerza pública.  Si las personas son lo que son principalmente por la crianza y la educación que reciben, y por las experiencias vividas...  Entonces sería lógico resolver que el tratamiento del crimen se halla en la educación.  Primero en la prevención, por supuesto...  Pero cuando el crimen ya se cometió, cuando la persona ya se ha convertido en criminal, no quiere decir que se deba dejar de educar.
Un punto erróneo del tradicional combate contra el crimen, que ya se vislumbra con la expresión "combate contra el crimen", está en que luego de la persecucíón policial viene la privación de la libertad como el principal de los castigos.  El concepto tradicional para tratar el crimen es, pues, el castigo.  "No delincas por que te castigo, no vuelvas a delinquir por que te castigo peor"...
De esta manera estamos tomando a una persona que ya tiene un desequilibrio social y la exponemos a experiencias perturbadoras que incrementan ese desequilibrio.  Entonces considero que lo más apropiado es reemplazar el sistema carcelario castigador por un sistema de rehabilitación y o contención. 

Hay dos clases de crímenes, los provenientes de la conducta y los provenientes de una patología neuropsiquiátrica. Los primeros pueden ser rehabilitados, los segundos no.

En el primer caso, los criminales deberían ir a instituciones militarizadas que les eduquen en los valores del trabajo y les den formación, y luego un programa del estado les asegure trabajo digno ya que dificilmente un privado lo haga y está en su derecho no hacerlo. En conjunto, un constante seguimiento y contención.En el caso de rehincidir se deberían endurecer las penas paulatinamente hasta la cadena perpetua, pero siempre con trabajos comunitarios impuestos. En el caso de la cadena perpetua sería apropiado permitirles a los condenados el optar voluntariamente por su propia eutanasia.

En el segundo caso, los criminales son enfermos mentales como lo son los psicópatas, los torturadores y violadores. También los son la mayoría de los drogadictos debido a que ya tienen un daño cerebral y una alteración biológica que influye en su conducta. En primera instancia la reclusión no sería con fines de castigo, ya que castigar a un enfermo es absurdo. La reclusión sería para aislar al criminal de los ciudadanos y de los otros criminales. Dependiendo el tipo de patología es el tipo de reclusión, siempre asociada al tratamiento neuropsiquiátrico crónico. En los casos de psicópatas y violadores, por ejemplo, la reclusión sería perpetua y de máxima seguridad.En el caso de otros desequilibrios y algunos drogadictos leves se podría hablar de reclusiones mas suaves, pero sí militarizadas y con vistas de una posible reinserción social. Los programas y tratamientos de estos criminales serían diferentes a los antes mencionados y se privilegiaría el confinamiento de los mismos en pueblos aislados o en centros neuropsiquiátricos crónicos, en donde trabajarían para ganarse ciertos beneficios sociales y tendrían siempre contención psiquiátrica y médica.Se debería también otorgar a aquellos reclusos perpetuos el derecho a la eutanasia.

Lo que sí debe quedar bien en claro son tres cosas.La primera, es que el castigo y el sistema carcelario tradicional no hace más que degenerar aun más al criminal.La segunda, que la eutanasia por un lado es más humana que el confinamiento, pero que la corrupción de los funcionarios públicos hace altamente peligrosa la "pena de muerte".Tercero, que no se puede mezclar ladrones con violadores, con psicópatas, con drogadictos, etc. Son diferentes clases de personas, con diferentes crimenes, diferentes motivaciones y diferentes tratamientos.

Por último. El querer vengarse de alguien que hace un daño me parece perfecto, siempre que uno tenga los cojones de hacerlo en lugar de esconderse detrás del estado pidiendo "justicia" cuando lo que se quiere es venganza.Y no tiene el más mínimo sentido vanagloriarse de la civilización humana si se sigue sosteniendo el arcaico y brutal sistema de castigo, tortura y muerte.

.

1 comentario:

  1. jaja dije que no me iba a meter mas en este asunto. Al menos no por escrito. Uno de estos dias transcribo un texto acerca de este asunto, que se llama "sobre el crimen y el derecho fundamentado en la fuerza"

    ResponderEliminar