“Recuerden que un blog es como una amorfa masa biomecanoide llena de cilicios y falanges qué alegremente se alimenta de vuestros comentarios!”

COMENTARIOS CON VERIFICACIÓN DE PALABRAS

Lo lamento por que detesto este procedimiento, pero tuve que poner un verificador de palabras en mis comentarios para reducir la cantidad de spam (comentarios mierda de gente semejante).

Pero si te interesa lo que leíste, seguro que tolerarás la medida...

2014-06-27

Vertigo

El pasado y el futuro no existen, los recuerdos y las especulaciones se entrelazan, al final terminamos inventándonos escenas convenientes y vivimos una parodia que encaja entre ellas.  Pero el momento mismo, desnudo de recuerdos y especulaciones, deja caer despiadadamente los disfraces y ya no hay parodia.  Solo hay piel y aliento, senderos y esquinas, palabras y miradas, y no son necesarias las escusas para converger en una nueva invención y vivirla...

De todos modos, he leído lo que me dijo que leyera, los paralelismos me dejaron pasmado y luego reí a carcajadas, ella me hizo amar a Cortázar en un instante, aunque esa es una tramposa desviación y yo lo sé...

Lo sublime es una dualidad que pretende ser uno, una danza ante el abismo.  Es un vértigo sublime encontrar lo que uno busca.


.

3 comentarios:

  1. Os recomiendo la Lectura de las Confesio de Agustin de Hipona, especificamente el capitulo once, es claramente esclarecedor sobre ese punto, el del tiempo.
    No existen hechos asi o asa, sino interpretaciones asi y asa de algo indefinible... el hecho no es puesto sino supuesto.
    El momento mismo... en esto concordamos seguro: o se esta en el o se lo cuenta desde afuera. hay un pasaje de rayuela, que es casi mi favorito:

    ResponderEliminar
  2. "Entre la Maga y yo crece un cañaveral de palabras, apenas nos separan unas horas y unas cuadras y ya mi pena se llama pena, mi amor se llama mi amor... Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos, un diccionario de caras y días y perfumes que vuelven como los verbos y los adjetivos en el discurso, adelantándose solapados a la cosa en sí, al presente puro, entristeciéndonos o aleccionándonos vicariamente hasta que el propio ser se vuelve vicario, la cara que mira hacia atrás abre grandes los ojos, la verdadera cara se borra poco a poco como en las viejas fotos y Jano es de golpe cualquiera de nosotros. Todo esto se lo voy diciendo a Crevel pero es con la Maga que hablo, ahora que estamos tan lejos. Y no le hablo con las palabras que sólo han servido para no entendernos, ahora que ya es tarde empiezo a elegir otras, las de ella, las envueltas en eso que ella comprende y que no tiene nombre, auras y tensiones que crispan el aire entre dos cuerpos y llenan de polvo de oro una habitación o un verso. ¿Pero no hemos vivido así todo el tiempo, lacerándonos dulcemente? No, no hemos vivido así, ella hubiera querido pero una vez más yo volví a sentar el falso orden que disimula el caos, a fingir que me entregaba a una vida profunda de la que sólo tocaba el agua terrible con la punta de pie. Hay ríos metafísicos, ella los nada como esa golondrina está nadando en el aire, girando alucinada en torno al campanario, dejándose caer para levantarse mejor con el impuso. Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina. No necesita saber como yo, puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga. Ese desorden que es un orden misterioso, esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas. Su vida no es desorden más que para mí, enterrado en perjuicios que desprecio y respeto al mismo tiempo. Yo, condenado a ser absuelto irremediablemente por la Maga que me juzga sin saberlo. Ah, dejame entrar, dejame ver algún día como ven tus ojos.

    Inútil. Condenado a ser absuelto. Vuélvase a casa y lea Spinoza. La Maga no sabe quién es Spinoza. La Maga lee interminables novelas de rusos y alemanes y Pérez Galdós y las olvida enseguida. Nunca sospechará que me condena a leer a Spinoza. Juez inaudito, juez por sus manos, por su carrera en plena calle, juez por sólo mirarme y dejarme desnudo, juez por tonta e infeliz y desconcertada y roma y menos que nada."

    ResponderEliminar
  3. el instante es la parodia, siempre hay una perspectiva, vivir es hacer esa perspectiva... hay algo de orientalismo... hay que ser lo suficientemente occidental como para saberla parodia, y lo suficientemente oriental para volver a creer en la invencion... eso de Nietzsche y la creacion de valores.. Vivirla es vivirla desde adentro. Ser feliz es una perspectiva futura... nunca se puede decir "soy feliz ahora" sino "fui feliz en aquel momento".

    Respecto a Cortazar.. me reservo mis opiniones, pero muy por arriba te digo el famoso : "yo te avise". Una vez les dije a vos y a la otra que Rayuela es un libro que, una vez abierto, no puede volverse a cerrar. Queda girando siempre en algun lado.

    ResponderEliminar