“Recuerden que un blog es como una amorfa masa biomecanoide llena de cilicios y falanges qué alegremente se alimenta de vuestros comentarios!”

COMENTARIOS CON VERIFICACIÓN DE PALABRAS

Lo lamento por que detesto este procedimiento, pero tuve que poner un verificador de palabras en mis comentarios para reducir la cantidad de spam (comentarios mierda de gente semejante).

Pero si te interesa lo que leíste, seguro que tolerarás la medida...

2014-07-08

Dilema del lagarto

Un escalofrío recorrió su cuerpo y al fin lo sintió placentero y familiar, su sangre era fría, sus dedos escamosos muertos, y su mirada vacía.  Sacrificó su larga cola para siempre y ahora camina entre los bípedos simulando, como todos, pero sabiendo y teniendo bien clara su naturaleza...


.

1 comentario:

  1. “…teníamos que ir, varias personas, a la casa de un
    señor que nos había citado. Llegué a la casa, que desde afuera parecía como cualquier otra, y entré.
    Al entrar tuve la certeza instantánea de que no era
    así, de que era diferente a las demás. El dueño me
    dijo:
    - Lo estaba esperando
    Intuí que había caído en una trampa y quise huir.
    Hice un enorme esfuerzo, pero era tarde: mi cuerpo
    ya no me obedecía. Me resigné a presenciar lo que
    iba a pasar, como si fuera un acontecimiento ajeno
    a mi persona. El hombre aquel comenzó a
    transformarme en pájaro, en un pájaro de tamaño
    humano. Empezó por los pies: vi cómo se
    convertían poco a poco en unas patas de gallo o algo
    así. Después siguió la transformación de todo el
    cuerpo, hacia arriba, como sube el agua en un
    estanque. Mi única esperanza estaba ahora en los
    amigos, que inexplicablemente no habían llegado.
    Cuando por fin llegaron, sucedió algo que me
    horrorizó: no notaron mi transformación. Me
    trataron como siempre, lo que probaba que me
    veían como siempre. Pensando que el mago los
    ilusionaba de modo que me vieran como una
    persona normal, decidí referir lo que me había
    hecho. Aunque mi propósito era referir el fenómeno
    con tranquilidad, para no agravar la situación
    irritando al mago con una reacción demasiado
    violenta (lo que podría inducirlo a hacer algo todavía
    peor), comencé a contar todo a gritos. Entonces
    observé dos hechos asombrosos: la frase que quería
    pronunciar salió convertida en un áspero chillido de
    pájaro, un chillido desesperado y extraño, quizá por
    lo que encerraba de humano; y, lo que era
    infinitamente peor, mis amigos no oyeron ese
    chillido, como no habían visto mi cuerpo de gran
    pájaro; por el contrario, parecían oír mi voz habitual
    diciendo cosas habituales, porque en ningún
    momento mostraron el menor asombro. Me callé,
    espantado. El dueño de casa me miró entonces con
    un sarcástico brillo en sus ojos, casi imperceptible y en todo caso sólo advertido por mí. Entonces
    comprendí que nadie, nunca, sabría que yo había
    sido transformado en pájaro. Estaba perdido para
    siempre y el secreto iría conmigo a la tumba”

    ResponderEliminar